Por fin te has decidido en llevar a cabo tu viaje a Cuba, y después de buscar toda la información sobre donde dormir, qué y donde comer en La Habana, los mejores mojitos y las mejores playas, museos y conciertos, te preguntas donde podrías acampar en Cuba para disfrutar de la exuberante naturaleza Caribeña. Aquí puedes ver un video de La Habana a vista de Drone.

Para eso he creado este post, para hablarte de un lugar al que nos escapamos siempre que podemos desde La Habana, está a tan solo 1 hora, y es una experiencia increíble de Acampada Libre.

Algunos apuntes sobre el alojamiento en Cuba

gente acampando
Alguna de las tiendas que conseguimos no eran herméticas que digamos… Pero el cubano siempre tiene la solución!

Para empezar me gustaría hablar sobre el alojamiento en Cuba en general, y el concepto de Acampada o Campismo como se le conoce en la isla.

Es importante saber que Cuba es un país que tiene un control cuidadoso sobre todo, incluidos los turistas. Eso quiere decir que en teoría siempre debes dormir en alojamientos con licencia, como grandes hoteles o Casas Particulares de cubanos. Estos alojamientos siempre te pedirán el pasaporte, y deben reportar tu presencia y tiempo de estancia a las autoridades.

Existen los llamados campismos populares, que son una especie de campings estatales, en las que alquilan bungalows, generalmente para cubanos, aunque algunos tienen habitaciones más caras que pueden alquilar a extranjeros. Una experiencia interesante si quieres vivir una experiencia surrealista y tienes mucha paciencia.

Un par de historias de acampar en Cuba

Una vez queríamos acampar cerca de Viñales, y al escuchar que había un campismo cerca, allá que fuimos. Tendríais que ver su cara de sorpresa al ver a gente, encima extranjeros, pretendiendo acampar en un campismo. Nos dijeron que era imposible, que teníamos que alquilar bungalows o nada, así que nos fuimos. Tras caminar un rato, una familia de campesinos nos permitió usar su terreno, y nos dieron café, cena y desayuno. Dormimos en su parcela, rodeados de los pollos y patos. Por la mañana, había varios animales alrededor. Hay gente que a esto pueda darle impresión, pero a nosotros nos encantó esta experiencia! Al final, se negaron a aceptar nada de dinero. Tuvimos que dejarles un poco escondido.

En playas concurridas, muchas veces hay vigilantes por la noche. En este caso siempre es mejor preguntar con simpatía, no debería haber problema!

También hay que tener en cuenta que la acampada libre como tal está prohibida en Cuba, por lo que no es muy aconsejable acampar muy a la vista.

Esto no quiere decir que no puedas experimentar acampar en una playa paradisíaca de arena blanca. Nosotros lo hicimos en Varadero, pero montando tarde y desmontando temprano las tiendas. También en la maravillosa playa de Cayo Jutias, tras hablar con los vigilantes y recibir su autorización. No solo nos autorizaron, sino que nos acompañaron durante la noche, compartieron su cena hicieron fuego. Incluso cazaron y cocinaron unos deliciosos cangrejos!

Como veis, en ambas ocasiones pudimos vivir plenamente la hospitalidad y buen corazón de los cubanos.

Hay que tener cuidado a la hora de acampar en la playa, ya que a pesar de que se ve muy bonito, hay un enemigo invisible que puede convertir el paraíso en un auténtico infierno: La pulguilla de mar. Es un insecto que parece que vive en la arena, y se activa por la noche. Y pica. Pica mucho. Y el problema, es que es más pequeño que los agujeros de la rejilla de la tienda de campaña. Al final acabas saltando a las 5 am al agua desesperado, porque aunque te hieles, es mejor que ser devorado por estos bichos demoníacos. Esto nos pasó tanto en Cayo Jutías, cerca de Viñales, como en Varadero.

Por otro lado, una amiga que estuvo con nosotros en Cayo Jutías luego acampó varios días en Guardalavaca, en Holguín, y no tuvo este problema. Así que es cuestión de preguntar a la gente local en cada lugar. Desde luego sin los bichos es una maravilla!

Canasí: La mejor opción para acampar cerca de La Habana

A pesar de ser una costa rocosa, el azul caribe brilla con todo su esplendor en Canasí.

Pero bueno, vamos al grano! Aquí os voy a dar todos los detalles sobre una excursión que podéis hacer muy cerquita de La Habana, donde estaréis en contacto cercano y pleno con la naturaleza.

El lugar, conocido entre la juventud cubana y muy popular en verano, (Aunque nunca hemos visto aglomeraciones, siempre estás bastante solo) se llama Canasí, en la provincia de Mayabeque. Se encuentra a aproximadamente 1 hora de La Habana en coche, en dirección a Varadero. Se trata de un paraje natural de manglar-bosque al lado del mar, que es rico en arrecifes de coral, e ideal para el snorkel.

Cómo llegar

Para llegar desde La Habana hay un par opciones. Ya que es un plan comparativamente barato a lo que se puede hacer como turista en Cuba, recomiendo la opción «cara». Vas a ahorrar muchísimo tiempo, y posiblemente sea tu bien más escaso.

Seguramente seréis varias personas, y un taxi desde La Habana hasta aquí cuesta alrededor de 50 CUC (Precios pre-covid). Con él mismo, podéis, y deberíais, quedar para que os recoja el día que queráis volver.


Al chofer hay que pedirle que os lleve a la desembocadura del río, y no al pueblo de Canasí, como se puede ver en el mapa.

La opción barata, que es una aventura muy interesante, pero nos llevaría más tiempo, es en transporte público. Hay que coger el autobús la guagua 400 en la entrada del túnel de la Bahía, en la Habana Vieja. Ir hasta el intermitente de Alamar (Preguntar a la gente), y ahi subir en uno de los buses o camiones que salen hacia la ciudad de Matanzas. Esta aventura no tiene una duración establecida. Puedes tener mucha suerte y hacerlo en menos de dos horas, pero lo normal seria que tardes 3 o 4h. Si tienes un mal dia, podría ser más.

Hay que bajar en el cruce de Canasí, y caminar en dirección al mar cerca de 2,5 Km hasta la desembocadura del río.

Vale, pero: ¿Dónde hay que acampar?

Esta es balsa para las mochilas! Muy util y curiosa experiencia.

Una vez ahí veréis, y si no lo veis le preguntáis a un vecino, una especie de balsa de corcho, en la que se pueden poner las mochilas y todo el equipaje, para cruzar la desembocadura. Hay que dejarle una propina al dueño, que seguramente os acompañe. En este caso, él mismo «pilotará» la balsa hasta el otro extremo. También os dará las indicaciones que necesitéis.

Aprovechad este momento, para hablar con el dueño de la balsa, o cualquier otro vecino, para comprarles pescado. Veréis que es un pueblo de pescadores, por lo que es muy fresco y de buena calidad. Si no tienen en el momento, se puede negociar para que os lo lleven al lugar de acampada. También os pueden vender agua y hielo, y la última vez que estuvimos hasta cerveza fría tenían!

Una vez cruzado el rio, hay que seguir el sendero que sube, un poco abrupto y estrecho al principio, pero que enseguida mejora. Llegamos a una explanada justo donde se junta el río con el mar, lo que nos da una buena panorámica del lugar en el que estamos. Desde aquí el sendero sigue a la derecha, paralelo al mar, y tras pasar un pequeño tramo más de sendero estrecho, se ensancha. A partir de aquí ya caminamos por un amplio pasillo, rodeados de manglar y con una alfombra de hojas, una de las imágenes más bonitas del paseo.

La entrada por el túnel de árboles y la alfombra de hojas es preciosa.

Después de unos 15 minutos, empezaran a aparecer los posibles lugares de acampar. Se ve que empiezan a aparecer claros, y que algunos ya tienen incluso piedras en circulo para hacer el fuego, o algún tipo de asiento.

Aquí sentiros libres de elegir el que más os guste, lo ideal sería que este cerca de un acceso sencillo al agua. Y digo esto porque esta zona es rocosa, no hay playa de arena, así que para entrar y salir hay sitios más fáciles que otros. Si eliges bien, puedes encontrar hasta un salto de 4 metros para los amantes de la adrenalina!

Que llevar

Como ya hemos visto, estamos en medio de la naturaleza, así que necesitamos llevar todo lo que necesitemos para vivir, incluida agua potable. Esta última es posible conseguirla con los vecinos del pueblo, pero los que sean fieles consumidores de agua embotellada deberían traerla desde La Habana.

No voy a hacer una lista detallada, pero por supuesto hay que llevar cosas básicas de acampada como cuchillo, linterna, saco, etc… Además de la comida necesaria, en función de los días que os penséis quedar.

Nosotros solemos llevar algo de pasta, verduras, pan, café… y antes cruzar compramos pescado, queso y yogur. También, si te atreves y con un poco de maña, se pueden cazar cangrejos por la noche! Daniel, uno de los vigilantes de Cayo Jutias, me enseñó como cazarlos y cocinarlos, y es una de mis actividades favoritas de ir a Canasí!

Teníamos olla y sartén, pero nada para hacer los pescados. Tardamos pocos en encontrar esta parrilla que alguien había «Donado» al lugar»

Para dormir siempre vamos con tienda de campaña, pero si no con una hamaca y un toldo es más que suficiente. Por suerte nunca hemos tenido problemas con mosquitos ni bichos que molesten, se duerme genial!

También es interesante llevar una olla y/o sartén, así podemos hacer fuego (Con mucho cuidado) y comer comida caliente (Que tendremos que haber traído, claro). Si no tienes, ni puedes conseguirlo, siempre se puede improvisar una parrilla, o usar papel de plata, para cocinar a la brasa.

No olvides las gafas de Snorkel! A pocos metros de la costa y poca profundidad hay unos arrecifes de coral preciosos!

A tener en cuenta:

Para acampar en Cuba tenemos que tener las mismas precauciones y consideraciones que en cualquier otro lugar, en este post hablo sobre acampar en el camino de Santiago, pero son indicaciones de sentido común que pueden aplicar a cualquier lugar!

Recuerda tener mucho cuidado si haces fuego y apágalo bien, y trata de llevarte siempre más basura que la que generes. Solo así se puede mantener estos lugares mágicos.

Si estás organizando tu viaje a Cuba, te sugiero que le eches un vistazo a nuestra casita de huéspedes en el casco histórico de la Habana, con descuentos exclusivos para los lectores del blog. Además, podemos prestarte la tienda de campaña, esterillas, olla… y toda la información necesaria para hacer que acampar en Cuba sea lo más fácil posible!

Espero que te haya gustado este post, y si te animas a vivir esta aventura, háznoslo saber!

Nos siguen obligando a molestarte con la obviedad de que este sitio utiliza Cookies para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad